SERIE DE APUNTES SOBRE DIVERSOS TEMAS DEL DERECHO Y LA POLÍTICA, APUNTES QUE SIN PRETENSIÓN ALGUNA ABORDAN VARIADOS TÓPICOS

Abelardo González Zamudio

martes, 2 de agosto de 2011

Importancia de la planeación didáctica con base en un enfoque cognitivo


Existe un largo trayecto desde el preparar una clase hasta el desarrollar una planeación didáctica. La preparación de clases considera básicamente dos concepciones de lo que debe ser intra y extra-aula el trabajo docente, por un lado la atención a los lineamientos, reglas y procedimientos (incluidos formatos) que en concordancia con el curriculum institucional establecen las instituciones educativas, y por el otro el uso de técnicas y dinámicas educativas que sin duda contribuyen al cambio de actitud puramente receptora y pasiva de los estudiantes. La preparación de clases tiene como sustrato los contenidos temáticos de la asignatura. Por su parte, la planeación didáctica tiene como punto de partida la atención a los complejos procesos cognitivos que componen el aprendizaje significativo, sin desatender, claro está, los contenidos temáticos. En otras palabras, una práctica docente centrada u orientada hacia el aprendizaje.



¿Por qué planear y no sólo preparar la clase?

La repuesta se encuentra en los procesos de cada una.

La preparación de clases tiene como fin último la organización de estrategias didácticas que permiten al docente agotar los contenidos temáticos; para su desarrollo basta el dominio de los temas y el conocimiento y utilización de diversas técnicas y recursos didácticos; culmina con la evaluación orientada a considerar aprendizaje la reafirmación de contenidos temáticos.

La planeación didáctica tiene como fin último atender las necesidades de aprendizaje de los sujetos que conforman el grupo, al igual que la preparación de clases se apoya en estrategias didácticas y atiende el contenido temático de la respectiva asignatura; requiere, además del dominio de los temas y el conocimiento y utilización de diversas técnicas y recursos didácticos y a diferencia de aquella, entender y atender las variables del complejo proceso de aprendizaje; evalúa, finalmente, no la reafirmación de contenidos, sino la construcción de nuevo conocimiento.

En éste sentido, la planeación didáctica debe ser entendida como el proceso mediante el cual son organizados los elementos de vinculación entre la enseñanza y el aprendizaje, constituyendo, mediante la instrumentación y realización de la práctica docente, la herramienta estructural del trabajo en el aula. 

Una planeación como la propuesta, con enfoque centrado en el aprendizaje y no sólo en los contenidos temáticos, requiere de atender múltiples aspectos. Al respecto, vale la pena señalar las variables que contiene y algunos de los aspectos que conforman las mismas: a) estudiantes, con énfasis en sus características, los conocimientos previos con que cuentan y los tipo de aprendizaje; b) la actividad docente propiamente dicha, recursos y medios didácticos, metodología de trabajo y tiempos; y, c) el área de conocimiento, variable en la que se atienden los contenidos de aprendizaje, los objetivos educativos y los métodos y características de evaluación.


En éste punto es importante tener en cuenta lo que el aprendizaje significativo deriva para la formación del estudiante de nivel superior, ya que al lado del aprendizaje de conceptos propios de una asignatura en particular, le permite aprender los procedimientos relacionados con la misma y con las habilidades propias del estudiante y profesional del tópico, así como la actitud que en relación con el propio conocimiento deberá desarrollar en relación con los demás y consigo mismo.


Hasta aquí hemos clarificado la importancia, en base a la comprensión de sus propios procesos, que la planeación didáctica tiene por sobre la preparación de clases. Sin embargo, es preciso abordar sobre éste enfoque que sitúa a la enseñanza como centro de atención del proceso educativo, y que se ha dado en denominar enfoque cognitivo.
Podemos resumir, que el desarrollo adecuado de la planeación didáctica con enfoque en el aprendizaje como proceso cognitivo, es el punto de partida para una adecuada formación profesional del estudiantado. Es, finalmente, el instrumento que permite a los docentes trasladar el conocimiento sobre la asignatura al proceso de aprendizaje del alumno de tal forma que éste pueda construir nuevo conocimiento.  En otras palabras, es la herramienta qué, de ser atendida y desarrollada en plenitud, permite pasar de la conservación y trasmisión del conocimiento como conjunto de ideas y conceptos, a la aplicación del mismo.

¿Por qué planear con enfoque cognitivo? 
  
La finalidad, la razón principal, lo que subyace como justificación de la necesidad de desarrollar unidades didácticas con enfoque cognitivo, es la generación o construcción de conocimiento por parte de los estudiantes. A diferencia de considerar el conocimiento como reafirmación de contenidos, conceptos e ideas previas, lo que el enfoque cognitivo busca es generar nuevo conocimiento a partir del desarrollo de competencias, habilidades y actitudes del estudiantes en relación con la disciplina y los procedimientos propios de la misma. No adquirir conocimiento como entidad estática, sino al contrario, dinamizar el conocimiento a partir de la reflexión y análisis del mismo, generando un nuevo conocimiento.

Partiendo de las ideas y propuestas desarrolladas por Robert Marzano,  es posible identificar cinco dimensiones  en el enfoque o perspectiva cognitiva.

  1. Problematización-Disposición. Incluye las actitudes y motivaciones del estudiante respecto a su propio proceso de aprendizaje y el entorno en el cual éste es desarrollado, así como a las curiosidades iniciales que marcar todo proceso de aprendizaje (interrogación, duda, problematización respecto a principios, temas, ideas, conceptos de la asignatura)
  2. Adquisición y organización de conocimiento. Refiere  la fase en que el estudiante entra en contacto con información relativa nuevo conocimiento, los enlaza con aquel que ya forma parte de su propio acervo, esquematiza u organiza todo el caudal de información de forma tal que pueda procesarla en función de su propio tipo de aprendizaje, para finalmente generar predicciones tendientes a ser verificables, de forma tal que esta parte del proceso de aprendizaje se constituya como una base de información significativa
  3. Procesamiento de la Información. En ésta dimensión, el agente estudiante, desarrolla habilidades mentales que le permiten operar la información obtenida y organizada; así, deduce, induce, compara, clasifica, abstrae, en torno a la propia información, lo que en conjunto con las dimensiones anteriores genera el basamento de su proceso de aprendizaje.
  4. Aplicación de la información. Obtenida y operada la información, es posible poner en juego la misma para tratar con problemas reales, posibles o probables. En ésta dimensión se ponen en práctica la investigación, la planeación de proyectos, la resolución de problemas, el estudio de casos, etc., ejercicios que evidencian al propio estudiante respecto al conocimiento mismo, el tipo de habilidades ejercitadas en torno al mismo así como la aplicación en conjunto de ambos. Es esto lo se denomina aprendizaje significativo.
  5. Conciencia del proceso de aprendizaje. Es posible describir ésta dimensión como el entendimiento de la forma como aprendemos, en base al control de las otras cuatro dimensiones y del trayecto formativo que las mismas conducen, de forma tal que podemos rescatar un método propio de aprendizaje, permitiendo así la autogestión del conocimiento.


Es importante señalar que estas dimensiones no son necesariamente secuenciales,  y que no todos los procesos de enseñanza son formativos, baste aclarar que no toda la información que se adquiere y organiza se convierte en aprendizaje significativo y por tanto en conocimiento aplicable.


A manera de conclusión, podemos afirmar que en el traslado del centro de atención de la enseñanza al aprendizaje, y en el fomento de aprendizajes significativos a partir del enfoque cognitivo, mediante el desarrollo de una práctica docente basada en la planeación didáctica, se encuentra el mayor reto de la docencia de nivel superior, construyendo a su vez el camino para la formación de mejores personas, profesionistas y ciudadanos.




Ensayo presentado como producto final del curso taller “La planeación didáctica, base de una práctica exitosa”, diseño del pedagogo Carlos Alonso Pulido Ocampo, para la Universidad Euro Hispanoamericana, como parte del proceso para la obtención por oposición de la cátedra de Teoría Política en la Licenciatura en Derecho, Xalapa, Ver., Agosto 2011.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada